Perfil

Puedo afirmar, después de tantos años, que la seriedad de la ciencia se puede aplicar con tranquilidad y buen humor sin perder nunca el rigor científico que exige la práctica médica...

LEER MÁS

Preguntas frecuentes

Un problema especial en oftalmología pediátrica es que los niños son capaces de adaptarse a limitaciones visuales serias, sin que esto se note en su comportamiento cotidiano. Con mucha frecuencia ocurre que los padres de pequeños con problemas visuales importantes no han notado ningún cambio en el comportamiento del niño. Con mayor razón si la afección ocular no es mayor, es probable que nunca se note nada. Esta es la razón principal para recomendar un examen médico oftalmológico anual preventivo, incluso en niños aparentemente sanos.
Sin embargo, existen algunos signos de alarma que pueden alertar a los padres sobre la posibilidad de que haya alguna alteración visual en sus hijos y hay antecedentes que imponen un riesgo especial en los pequeños:
• Parto prematuro
• Cualquier tipo de patología visual en los progenitores
• Problemas durante el embarazo o el parto.
• Existen distintas infecciones que, si afectan a la madre durante la gestación. pueden dejar secuelas en el feto, tales como la toxoplasmosis y la rubéola.
• Caída de párpados
• Desviación de uno o ambos ojos
• Lagrimeo continuo.
• Se acerca o se aleja excesivamente del papel
• Entorna los párpados para mirar
• Retira a menudo la vista del papel
• Se frota los ojos repetidamente
• Inclina la cabeza al leer
• Los ojos se le enrojecen con frecuencia
• Hinchazón palpebral frecuente y orzuelos a repetición
• Molestias intensas cuando se expone a luces brillantes
• Dolores de cabeza frecuentes, náuseas o mareos frecuentes
• No mejora la coordinación ojos-dedo con la edad
• Tendencia a girar la cabeza cuando mira los objetos (en vez de girar los ojos).
• Problemas de Anteojos
• Ambliopía u ojo vago o perezoso
• Estrabismo
• Alergia ocular
Lagrimal estrecho
Es común que en los niños aparezcan enfermedades de carácter alérgico. Por esta razón, es frecuente que los niños presenten más problemas de conjuntivitis alérgicas que los adultos. Éstos suelen manifestarse asociados a otros cuadros alérgicos como asma o alergias al polen o a ciertos alimentos. En ocasiones, estos cuadros alérgicos aparecen asociados a dermatitis de contacto o con otras manifestaciones de alcance general que no sólo afectan al ojo, aunque también pueden manifestarse de forma aislada, sólo en los ojos. La alergia ocular impone riesgos para la visión y no se trata solo de un problema de molestia ocular y enrojecimiento. La enfermedad alérgica ocular debe controlarse adecuadamente para reducir o evitar estos riesgos.
La mayoría de pacientes no mejoran solo con ejercicios. Aún así, los ejercicios pueden ayudar a la recuperación como parte de un tratamiento más complejo que puede incluir anteojos, parches o cirugía. Algunos pacientes con desviaciones oculares muy específicas pueden mejorar únicamente con ejercicios pero en realidad son la minoría de casos de estrabismo.
Si bien es cierto que la mayoría de estrabismos son más evidentes en la mirada hacia delante, hay casos en los que el problema es más complejo. Uno de estos casos es el Síndrome de Duane, en el que el niño suele adoptar una posición con la cabeza girada hacia un lado, hacia el lado del ojo anómalo para evitar la desviación y con ello, la visión doble que suele asociarse a estos casos. La causa de este cuadro es una alteración en uno de los músculos que desvían el ojo hacia fuera (músculo recto externo). Existen muchos otros tipos de desviación en las que el ángulo del estrabismo cambia con la posición de la mirada. El diagnóstico debe realizarlo el oftalmólogo y el tratamiento dependerá de la situación particular del paciente.
El caso de un recién nacido o un niño pequeño, menor de un año, que no vea o así lo parezca a los padres y al pediatra, precisa de la consulta urgente con el oftalmólogo. Suele ser una situación muy estresante para el entorno familiar porque cuesta admitir que mi precioso niño no vea. El primer aspecto fundamental es asegurarse de que el diagnóstico es correcto. No existen muchas enfermedades que cursen con ceguera completa en el recién nacido, pero pueden darse. Otro aspecto importante es intentar evaluar el grado de visión que pueda tener; porque no es lo mismo la ceguera completa que una visión baja, en la que puede percibir ciertos objetos.

Asociaciones